domingo, 20 de septiembre de 2015

Crónica Midnight Trail Barcelona 2015


Este viernes 18 de septiembre se ha celebrado una nueva edición de la “Midnight Trail Barcelona”, prueba nocturna de montaña con salida y llegada en el Tibidabo. Contando en esta última edición con un final diferente, subida al mirador situado en el Templo del Tibidabo. Contando como tramo cronometrado, siendo un aliciente más para los participantes, así como un gran esfuerzo en la parte final. Empiezo con mi crónica.


Los participantes de dorsal blanco somos los primeros en tomar la salida (21:45h), y los primeros en recorrer los 15 kilómetros de un recorrido del cual conozco gran parte del trazado, pero no de noche.


¡Empieza! Salida rápida donde empezamos a bajar, y los frontales van alumbrando la montaña. Lo complicado de la primera parte es una trialera estrecha, donde hay que vigilar donde se ponen los pies, ya que las piedras y raíces nos pueden dar algún susto. En fila india fuimos pasando los corredores, avisándonos los unos a los otros de los obstáculos (raíces, ramas, alguna piedra grande o un árbol atravesado) que íbamos encontrando a nuestro paso.
Después de salir a la carretera, tocaba ir a buscar la carretera de las aguas donde el terreno es más plano y se puede correr algo más rápido. Hay que aprovechar en ganar tiempo ya que espera la parte dura de la prueba, una rampa muy bestia y un montón de escalones.

Primer avituallamiento en el kilómetro 7,5 donde llego en unos 32 minutos, donde únicamente tomo un sorbo de agua mientras veo lo que me espera. Empieza lo duro, al principio corriendo a pasos cortos que poco a poco se convierten en caminar. Es tal la pendiente que se avanza igual caminando que corriendo, así que prefiero guardar para el resto de la prueba.

Pequeño respiro al final de la rampa, donde se recupera el aliento para encarar el tramo de escalones. Ni idea el número de escalones que hay allí, pero son muchos. Opto por no mirar hacia arriba, prefiero bajar la cabeza y pensar que ya queda poco para llegar arriba. ¡Al fin, se acabaron!

Tras cruzar la carretera por segunda vez volvimos a adentrarnos en Collserola, donde una pista ancha nos permitía correr, y donde unos tramos de subida y bajada nos iban cargando aún más las piernas.
Ya va quedando menos para el final, momento de pensar en la parte nueva, la subida al mirador del Templo del Tibidabo.



Última rampa hasta la esplanada del parque de atracciones, y tras cruzar un arco con toma de tiempo empieza la subida al mirador. Escaleras hasta la entrada al Templo, donde el recorrido nos lo indican unas velas en el suelo, a parte de los voluntarios que muy amablemente nos van dando ánimos.
Subida hasta el mirador por escaleras de caracol que parecen no acabar, y llegada al mirador, donde a mí no me dio tiempo a ver nada. Alcanzada la parte más alta del recorrido, era momento de bajar por un nuevo tramo de escaleras de caracol, que esta vez provocaron un leve mareo. Pero cosa sin importancia.

Una vez fuera del Templo rumbo a la meta. Finalmente crucé la línea de llegada en un tiempo de 1h15’09”, quedando en la posición 46 de la general.

En resumen, una prueba divertida, con un recorrido para todos los niveles, y que en esta edición contaba con la novedad del final. En mi opinión un gran acierto.

Crónica de @milem_tw


No te pierdas el vídeo de la carrera


Entradas en la web de Midnight Trail Barcelona